Show Nav

¿Suavizante o apresto? Pequeña guía para elegir correctamente

Productos y métodos correctos

head

Para nuestras abuelas, suavizar y almidonar eran dos tareas difíciles, y requerían una gran maestría. Para nosotros, el suavizante y el apresto es mucho más fácil – como realizar una simple operación – pero saber cuándo usar uno u otro y, sobre todo, no caer en el error de utilizarlos juntos, es fundamental.

¿Se lo había planteado antes? ¿Para qué sirven verdaderamente estos dos productos? La respuesta es importante: para mantener los tejidos suaves y consistentes, protegidos y cuidados, y para darle un resultado perfecto durante el planchado, haciendo que sus prendas resulten bonitas, frescas, sin arrugas y listas para usar. Exactamente lo que usted desea.

Suavizar las fibras – es una elección determinada. No caiga en el error de usar el suavizante simplemente para dar un buen perfume a su colada. No sirve. Si el detergente es de buena calidad desprende perfume incluso sin usar suavizante que, por el contrario, debe usarse con la única finalidad de suavizar y hacer más blandas las fibras que durante el lavado se endurecen, siendo necesario restablecer su ligereza natural. En efecto, no hay que olvidar que, lavado tras lavado, la cal se deposita en las fibras eliminando su suavidad original y haciéndolas “rígidas”. El suavizante no puede faltar cuando lavemos toallas y albornoces de algodón, vaqueros y camisetas que están en contacto con la piel, es decir, prendas que necesitan estar estiradas, suavizadas y bien esponjosas. Atención: usar demasiado suavizante produce un efecto contrario, deformando las prendas como las camisas y haciendo impermeables y menos absorbentes las toallas del cuarto de baño. Nuncas propone en su amplia gama de productos para la colada perfecta Morbivel, un suavizante tradicional que vuelve a extender los tejidos y combate la acción de la cal. Es líquido y se disuelve rápidamente, por tanto es perfecto para las lavadoras de última generación, que ahorran agua, incluso a media carga.

Cuando use suavizante significa que desea dar a sus fibras suavidad, por tanto, no tiene sentido, durante el planchado, utilizar un apresto para “endurecer” lo que acaba de suavizar. El resultado sería nulo, porque dos productos se contraponen entre sí. Por tanto, cuando lave las camisas que después deberán ser almidonadas, no use suavizante y así obtendrá un resultado mucho mejor.
Después, según el grado de endurecimiento que desea dar a las fibras puede elegir utilizar el apresto líquido (durante el lavado) o el spray (durante el planchado).

Para manteles, toallas de lino y todo lo que desea que quede bien planchado y bien almidonado prepare el lavado poniendo en el específico compartimento de la cubeta el Senza Grinze Appretto Liquido de Nuncas y evitando el suavizante. Para prendas que debe almidonar sólo en algunas zonas estratégicas, como cuellos y puños de las camisas de hombre, puede rociar directamente sobre la zona a almidonar el Senza Grinze Appretto Profumato spray. Un apresto de calidad debe darle dos garantías: no amarillear durante el planchado y dar a la fibra más cuerpo sin hacerla áspera. ¿A quién le gusta ponerse una camisa áspera? Nuncas usa para su Senza Grinze Appretto Profumato un almidón natural de arroz que, a diferencia de los de maíz, evita el amarilleo y, además, es delicado con la piel que está en contacto con las prendas.

Aprendiendo a reconocer los tejidos y sus características encontrará más natural y sabrá seleccionar mejor el suavizante o el apresto. Para un resultado excelente, prácticamente profesional, junto con un considerable ahorro económico.